"Cuanto más escribo, peor escribo" (La virtud de equivocarse)



(PUBLICADO ORIGINALMENTE EL 8 DE MAYO DE 2020)


La frase que hay entre comillas y da título a esta entrada no es mía, se la tomo prestada a Tolkien.

Hace tiempo leí una entrevista que le hicieron. El buen hombre, que entre otras cosas era profesor universitario, mencionaba esta frase y añadía que cuando estaba escribiendo muchas veces se encontraba a sí mismo cometiendo errores gramaticales en palabras o frases que si se las viese a un alumno suyo tendría que suspenderle.

Yo me tomo ésta como una anécdota graciosa, y encima con la me siento muy identificada.

Me encanta escribir y leer. Especialmente con la existencia de las redes sociales puedo asegurar que es algo que hago todos los días. Y aún así siempre que me pongo delante del ordenador a escribir cometo fallos, o me encuentro buscando en google si se escribe "te hecho de menos" o "te echo de menos" (¡para luego olvidarlo a la semana siguiente! jaja), o con palabras como escoger, que me sorprendo constantemente viendo cómo se subraya con esa línea roja del word porque sin darme cuenta la he escrito con "j".


Llevo años escribiendo y leyendo diariamente y aún así cada día cometo alguna falta, ya sea por ignorancia o despiste... y eso me parece algo maravilloso, porque es la prueba de que siempre hay más por aprender y perfeccionar, que por mucho que repitas una acción por el simple hecho de realizarla existe la posibilidad de equivocarse. Si no escribiese nada, sin duda no cometería ni un sólo fallo, por eso muchas veces equivocarse es una buena señal, es la prueba de que lo estás haciendo... ¡y eso está perfectamente bien!


Esto es algo que se puede aplicar a otras actividades, como el doblaje (y ya que es otra de mis pasiones, ¡me tomo la libertad de extenderme un poco en este aspecto!)

Hace años tuve la inmensa fortuna de ver a un veterano de esta profesión grabando. Estaba entusiasmadísima porque aunque de entrada no le conocía de vista nada más oirle ensayar supe quién era, que esa voz había formado parte de mi infancia en infinidad de películas.

Pues bien, el hombre ensayó un par de veces, fue a grabar, y se equivocó....

Y no pasó nada.

Lo volvió a intentar, lo bordó y pasó al siguiente take.


Esta fue la primera vez que me di cuenta de que en esta profesión "equivocarse" no es un error ni un fallo, sino parte del proceso. Si ni siquiera alguien que lleva tantísimos años como él dedicándose a esto no graba todas y cada unas de sus escenas a la primera... es porque equivocarse no es que se te atasque una palabra, o que olvides como era la frase, entrar tarde o que quede largo... eso es parte del proceso.


Cuando le conté esta revelación (¡porque para mí era una revelación!) a mi padre dijo algo que me parece una de las frases más acertadas que he oído sobre el doblaje. Me dijo "en vuestra profesión equivocarse no es eso, equivocarse cuando eres actor/actriz de doblaje sería confundirte de estudio o de día que tienes que grabar"



9 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo